Los zapatos de la novia

El zapato o sandalia para tu boda, es otro elemento importantísismo al cual tienes que prestar mucha atención.

El día de tu boda, será un día muy largo, en el que tus pobres pies tendran que estar muchas horas de pie, caminando  y bailando.

Ya sabemos que ése día quieres estar radiante y quieres llevar un zapato que te haga esbelta, además la tendencia está clara, éste año se llevan los taconazos y plataforma, pero el inconveniente es que suelen hacer rozadura si se les hace trabajar mucho; ten la precaución de que algun invitado allegado, vava previsto de tiritas o algo similar.

Buena idea es ponértelos en casa unos días antes, camina unos minutos, sube y baja escaleras, para que de ésta forma se hagan un poco a tus pies.

Algo muy recomendable es que utilices el día de tu boda, unas medias, evitarán posibles rozaduras o ampollas.

Aunque parezca que los zapatos no se van a ver porque los tapará el vestido, es una equivocación; imagínate cuando salgas del coche y lo primero que asome sea tu zapato, y que esté todo el mundo mirándo y esperando a que salgas. . . .

Y, por último, te diré que los zapatos tienes que armonizar perfectamente con el vestido. Desde luego han de tener el mismo tono ambas prendas.

Pueden ser forrados de la misma tela, en piel ( despues les podrás dar uso si les tiñes ), pueden ser zapatos cerrados, con talón al aire, sandalia,tacón de media altura, con taconazo y plataforma etc. . . . Tienes donde elegir, pero sobre todo elige bien: que te gustes y que te encuentres cómoda.

Y si al final del día, si tienes dolor de pies, aprovéchate, y que tu recién estrenado maridito, te haga unos masajes, seguro que lo hará encantado.